La capacidad de almacenamiento o la potencia de los smartphones no suponen uno de los principales problemas para la mayoría de terminales, aun cuando se trata de móviles baratos. Incluso entre los terminales más sencillos podemos encontrar móviles que ofrecen un rendimiento excelente para la mayoría de los usuarios.

No obstante, tu smartphone puede sufrir una importante bajada de rendimiento si usas apps que no han sido optimizadas —o que directamente que están mal programadas, que también las hay— y utilizan más recursos de los que deberían llegando a colapsar el funcionamiento de tu móvil.

Algunas apps mal optimizadas continúan consumiendo los mismos recursos en segundo plano que cuando las estás usando, con lo cual, el procesador y la memoria RAM no tardan en bajar su rendimiento por muy potente o por mucha cantidad de memoria que tenga el teléfono.

Por suerte, en Google Play existe una enorme variedad de apps y no te costará encontrar una alternativa mucho más optimizada para algunas de estas 12 aplicaciones que lastran el rendimiento de tu móvil.