EV SSL
LA MUSICA REGENERA NUESTRA ALMA.

¿Por qué la música es tan buena para la salud? Deja tu comentario

La música según la definición tradicional; es el arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales.

La música, nos ha acompañado desde que nacemos con las canciones que nos cantaban nuestros padres cuando estábamos pequeños e incluso antes de nacer, para relajarnos y hacernos sentir seguros. Desde la prehistoria se ha experimentado con los objetos y la voz para crear sonido y con él, no sólo se obtiene entretenimiento, sino también diferentes de beneficios que van desde lo emocional/psicológico a lo físico.

Imagen relacionada

¿Alguna vez te has preguntado qué pasa con tu cuerpo cuando escuchas música?

La música sirve como pasatiempo y fomenta la sensación de control a su vez que libera ENDORFINAS (sustancia narcótica, de acción semejante a la de la morfina, que el encéfalo segrega como reacción a dolores muy intensos para contrastar el dolor) y DOPAMINA (es importante en todas las respuestas nerviosas que están relacionadas con la expresión de las emociones).

Provoca una variedad de actividades y estímulos cerebrales lo que permite una mayor concentración, mejor recepción de información, potencia el aprendizaje y la memoria. Lo que influyen directamente en aspectos importantes de la vida como el estado de ánimo, el control del estrés, la ansiedad o la fatiga y ayuda en desórdenes neurológicos: tales como el Alzheimer, Parkinson o Autismo. Además, la música es como un gimnasio para el cerebro, ya que aumenta la comunicación neuronal, la elasticidad y la plasticidad del órgano.

Resultado de imagen para MUSICA cerebro 1000X1000

La música actúa como analgésico diferentes enfermedades como la artrosis o la depresión. También es muy usual usarla en los hospitales (terapia musical) como complemento a la anestesia o de ayuda al post – operatorio. Reduce la presión arterial, 30 minutos al día de música, mejora la circulación sanguínea y como consecuencia también nuestra salud cardíaca.

Al menos a esa conclusión llegaron unos investigadores holandeses en el Congreso de la Sociedad Europea de cardiología en 2013. Ya que los pacientes que sufrían enfermedades cardíacas y hacían ejercicio mientras escuchaban música; mostraron una mayor mejoría que los que no escuchaban ninguna melodía.

Esto se debería a que escuchar música aumenta la producción de ÓXIDO NÍTRICO (sustancia que produce la dilatación de los vasos sanguíneos y por tanto mejora la circulación). Acelera la recuperación después de un accidente cardiovascular, dosis diarias de melodías  como pop, clásicas o jazz puede acelerar la recuperación de las hemorragias o parálisis debilitantes.

Fortalece el sistema inmunológico:

La música puede crear una experiencia emocional positiva que lleva a la secreción de hormonas de estimulación inmunológica. Aumenta la producción de plaquetas, estimula los linfocitos y la protección celular ante determinadas enfermedades. Asimismo, escuchar música también puede disminuir los niveles de cortisol, los cuales pueden conducir a una disminución  de los factores responsables de contraer enfermedades.

Escuchar música disminuye la mala digestión. Un estudio publicado en reportes psicológicos, el hecho de que un restaurante disponga de una música de fondo (en el caso del estudio fue jazz), provoca que comamos hasta un 18% menos, y que a su vez disfrutemos más dicha comida.

Tocar un instrumento protege del envejecimiento cerebral:

Al menos así lo afirmó un estudio publicado en Fronteras en neurociencia humana. El cual llegó a la conclusión de que la práctica de un instrumento musical reduce los efectos del deterioro mental asociado al envejecimiento. Según la investigación llevada a cabo, los adultos mayores que habían aprendido a tocar algún instrumento musical en la infancia y que continuaron tocando al menos 10 años. Superaban a los no que no habían aprendido a tocar un instrumento, en pruebas de memoria y de capacidad cognitiva.

Siempre habíamos estado en contacto con la música ¿Pero realmente sabíamos lo beneficioso que esta era para nuestra salud?

¡¡¡A ESCUCHAR MÚSICA!!!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.