EV SSL

¿Que quiere decir: La mujer se salvara engendrando hijos? 1

La mujer se salvara engendrando hijos.

Muy bien. Esta es una pregunta importante ya que por muchos años se ha tenido en debate.

Algunos líderes cristianos dicen que esta Escritura alude a que la mujer debe tener un ministerio detrás del púlpito, ser pastoras, misioneras etc., para así engendrar hijos en el Señor (ganar almas).

Otros interpretan que esta escritura alude a que una mujer constantemente debe dar a luz cada año, un niño detrás de otro para así ser salvas. Pero la verdad es que esa interpretación es muy resbaladiza y carece de sustento Bíblico, ya que si así fuese entonces las que no pueden dar a luz por algún motivo no tendrán como salvarse. Así que esta interpretación también la descartamos.

Vayamos a algunas traducciones de la biblia referente a este versículo y veamos si nos arroja un poco más de luz.

1 Timoteo 2:15

Biblia Reina Valera 1960

Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia

Biblia Dios habla Hoy

Pero la mujer se salvará si cumple sus deberes como madre, y si con buen juicio se mantiene en la fe, el amor y la santidad.

Nueva Biblia Viva

Pero la mujer se salvará siendo madre y viviendo con buen juicio en la fe, el amor y la santidad.

Biblia Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, las mujeres se salvarán al tener hijos, siempre y cuando sigan viviendo en la fe, el amor, la santidad y la modestia

Biblia La Palabra (España)

A pesar de todo, podrá alcanzar la salvación por su condición de madre, siempre que se porte con recato llevando una vida de fe y de amor en busca de la santidad

Biblia Reina Valera 1960

Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia

Creo que con estas diferentes traducciones nos acercamos mas a lo que nos quiere decir esta Escritura.

A la mujer se le concede el enorme privilegio de educar a sus hijos e hijas para Dios.

Como uno de los tantos ejemplos en la Biblia tenemos a Jocabed, Madre de Moisés. Luego de que lucho por la vida de su hijo al final termino criandolo en los principios y el temor de Dios y vean quien llego a ser Moisés “El Libertad de Israel”.

William Ross Wallace decía: “La mano que mece la cuna es la mano que gobierna al mundo”. Detrás de cada gran líder hay una gran madre.

Acá un poco del testimonio de una guerrera de Dios que no necesito subirse a un púlpito para predicar el evangelio, al contrario, educo a sus diecinueve hijos en el evangelio y de su gran ejemplo en oración, ayuno y comportamiento cristiano hizo que saliera tres grandes hombres y uno de ellos fue Juan Wesley.

La historia cristiana vale la pena porque nos lleva a recordar a los superhéroes de la fe. Considera a los hermanos Wesley, John y Charles. John fue predicador y teólogo del siglo dieciocho a quien se atribuye el avivamiento que con el tiempo se convirtió en la Iglesia Metodista.

Charles, el hermano de John también tuvo un papel clave en el avivamiento metodista. Quizás no conozcas mucho acerca de Charles, pero estoy segura que has cantado himnos que él escribió, incluyendo “El Señor resucitó” y “Oíd un son en alta esfera.”

John y Charles Wesley son héroes de la fe cristiana. Sus esfuerzos han impactado millones de vidas para Jesús. Pero continuemos indagando en sus historias, ¿de dónde les vino ese amor por Cristo y la pasión por ver que La Palabra se predicara?

Encuentren la heroína encubierta de esta historia, su madre.

Quizá no usó una capa, pero la madre de los hermanos Wesley, Susana Wesley, es una heroína porque literalmente dio a luz una iglesia.

Susana sabía que la maternidad era difícil, dio a luz diecinueve hijos en veintiún años. Solamente diez de esos bebés sobrevivieron más allá de la edad de 2 años. Susana dependía de Cristo con una intensidad contagiosa. Ella impartió educación a sus hijos, inició una iglesia en casa mientras su esposo el predicador estaba ausente y se hizo responsable del alma de sus hijos.

Debido al impacto del Evangelio en su propia vida, Susana sabía perfectamente que no podría ni siquiera intentar discipular su gran prole en sus propias fuerzas. Cuando necesitaba tiempo a solas, en ocasiones se ponía su delantal sobre su cabeza. Ese era su mensaje clave para que sus hijos “dejaran a mamá a solas.” Susana no se escondía debajo de ese mandil para tener un tiempo “solo para mí” sino para orar por ella y por su familia. Esas oraciones dieron fruto en la vida de sus hijos y se multiplicó hasta alcanzar a millones.

Casi no uso delantal, pero la historia de Susana me recuerda algunas verdades que son cruciales para criar mi propia prole. Verdades tales como:

La oración es mi trabajo más importante. Busca tener un tiempo a solas con el Señor a cualquier costo, aunque esto signifique que tengas que esconderte en algún lugar de tu cocina. Si mis hijos me ven servir a Cristo apasionadamente, esto plantará en sus corazones una semilla de amor por el servicio. La maternidad es difícil. La maternidad vale la pena.

Como madres, todas podemos imitar algo del ejemplo de Susana. En algunas de las reglas de su hogar, podemos ver la manera en que ella vivía su fe, y encontramos un plan de acción para nosotras mismas.

Fuente: https://www.avivanuestroscorazones.com/…/susana-wesley-una…/

Las Diez reglas que usaba Susana Wesley para sus hijos eran:

1.Destruye el egoísmo de tus hijos y colabora en la salvación de sus almas.

2. Enséñales a orar tan pronto empiezan a hablar.

3.No les des nada que pidan con lloros, sino lo que pidan con educación.

4. No castigues las faltas que confiesan en seguida y de las que ves que se arrepienten.

5. No permitas que ningún acto pecaminoso pase sin castigo.

6. No castigues nunca al niño dos veces por la misma falta.

7. Alienta y premia la buena conducta.

8. Fomenta el respeto por la propiedad ajena, incluso en las cosas insignificantes.

9. Cumple todas las promesas que hagas a tus hijos.

10. No obligues a trabajar a tus hijos antes de que sepan leer bien.

Esta gran mujer a pesar de tener diecinueve hijos tenia que buscar agua al río, lavar, cocinar con leña etc. Aún así con todo este gran trabajo siempre encontraba orar tres veces al día con sus hijos. Que gran diferencia a muchas madres hoy en día, tienen lavadoras automáticas, tienen cocinas a gas, el agua les llega a casa, no tienen necesidad de buscarla, tienen pocos hijos y aún así dicen no tener tiempo para orar.

Es dudoso que Susana Wesley alguna vez ministrara desde un púlpito, pero su ministerio en el hogar ha tenido un alcance mundial a través de sus hijos Juan y Carlos.

En el mundo está de moda que las mujeres abandonen el hogar para conseguir sus propias carreras y empleos en el mundo profesional o de los negocios. Educadas en el mundo, les parece que el trabajo del hogar es monótono y criar una familia es un quehacer innecesario.

Quizás nos llevaremos una gran sorpresa cuando estemos ante el Tribunal de Cristo y nos enteremos de los altos salarios que el Señor paga a aquellas mujeres que se consagran para criar niños y niñas para él y para la eternidad.

Sí, “se salvará engendrando hijos…” El lugar de una mujer en la iglesia no es el del ministerio público, pero quizás el ministerio consagrado de criar hijos es de mucha mayor importancia

Creo firmemente que este ejemplo tan sencillo, profundo y reflexivo a la vez nos muestre de una vez por todas como una mujer podrá llegar a ser salva.

Dios les bendiga.

Ministro Naya Bouhadour Mendoza

One Comment

  1. Que buen ejemplo dio esta Gran mujer con sus hijos👏👏.. Graciass Ministro Naya Bouhadour🙋, sea Él Señor dando más sabiduría y entendimiento para nuestras vidas🙏

    Rossana Claro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.